Wednesday, January 2, 2013

La magia del vuelo y las flores


 Hace mucho, muchísimo tiempo, en la época de los dinosaurios más antiguos, no existían las flores. Las plantas de semilla de esos tiempos desparramaban su polen al viento con la esperanza de que algunos pocos de todos los millones y millones de granos que producían llegaran a destino, al órgano femenino de otra planta de la misma especie; allí la fecundaban y así se producían las semillas de la nueva generación.

En ese entonces había, eso sí, insectos voladores. Los insectos fueron posiblemente los primeros en descubrir la magia del vuelo, mucho antes que los reptiles voladores, las aves o los murciélagos. Cuando alzaron vuelo estas pequeñas creaturas descubrieron un nuevo papel, un nuevo nicho ecológico, como lo llaman los biólogos, que les permitió reproducirse y multiplicar su variedad de formas y estilos de vida de manera extraordinaria.

Posiblemente las libélulas fueran los primeros insectos voladores, feroces predadores que devoran incansablemente muchos otros tipos de insectos y de otros pequeños animalitos. En verdad que las libélulas son aún más antiguas que los dinosaurios más primitivos. Después evolucionaron otros tipos de insectos tales como abejas y avispas, moscas de muchos tipos y escarabajos. Las mariposas y polillas llegarían mucho más tarde como veremos más adelante.

¿Qué tiene que ver todo esto con las flores? Mucho, como paso a describir; ya mencioné que en ese entonces no había aún ningún tipo de flor, pero sí habían plantas que producían grandes cantidades de polen y el polen es muy nutritivo, muy rico en proteínas. Entonces no faltaron insectos voladores que aprendieron a aprovechar este valioso recurso. Haciendo uso de sus alas podían ir de planta en planta recogiendo su alimento aquí y allí. Ocurrió entonces que algunos de esos granos se adherían a sus patas o cuerpos y que al llegar a otra planta algunos de ellos quedaban allí, justamente donde la planta los necesitaba para la fertilización y producción de nuevas semillas. Si bien comían mucho polen resultaban un mejor medio de transporte que el viento, así que le estaban haciendo un beneficio a las plantas aumentando sus probabilidades de fecundación.

Nos cuentan los paleontólogos que posiblemente los primeros polinizadores eran moscas o escarabajos y que las abejas llegaron un poco más tarde. Pero, éstas una vez que empezaron a hacerlo refinaron la técnica de acarrear polen al extremo convirtiéndose en los polinizadores más importantes.

En respuesta a esta nueva función de los insectos voladores, las plantas cambiaron de estrategia. En vez de tratar de rechazar a estos animalillos empezaron a buscar la forma de atraerlos. Rodearon esos órganos productores de polen y de óvulos con hojas modificadas de colores vistosos, los pétalos, y agregaron perfumes que servían para orientar a los polinizadores, también algunas comenzaron a suministrar néctar. Es decir, crearon las flores por primera vez en la historia de la tierra. Otro cambio, muy importante para la planta, fue que protegieron mejor a los óvulos, los que habrían de convertirse en semillas; no sea que a los visitantes se les vaya la mano en su glotonería y se coman también éstos. Los encerraron dentro de una cubierta protectora y ésta es la que da el nombre científico a las plantas florales, angiospermas. Esta palabra quiere decir semillas encapsuladas.

En respuesta a estos cambios, los insectos también empezaron a desarrollar nuevas adaptaciones, en especial las abejas que se volvieron totalmente dependientes del polen y néctar para su alimento y el de sus crías. Se volvieron peluditas para que el polen se quede prendido a ellas y desarrollaron canastitas en sus patas u otras partes del cuerpo para poder llevar una carga mayor de polen a sus crías. También desarrollaron una lengua más larga para poder libar el néctar. Aparecieron también las mariposas, con lenguas aún más largas que les permitían llegar aún más lejos dentro de la flor.

Las flores respondieron creando nuevas y variadas adaptaciones y así es como fue surgiendo la inmensa variedad de flores que existen hoy en día. También así es como las plantas florales o angiospermas llegaron a ser la forma de vida vegetal más dominante de la tierra (aunque no de los océanos); otro tanto se puede decir de los insectos en el reino animal: Un rotundo éxito de la alianza entre las flores y los insectos voladores.

Cabe agregar que esta alianza afecta a muchas otras formas de vida, incluso a nosotros. No sólo a las flores, cuya belleza siempre admiramos y disfrutamos incansablemente y que sirven de inspiración a poetas, músicos y enamorados; sino también a la mayoría de las frutas y verduras que forman una parte fundamental de nuestra dieta


© Beatriz Moisset. 2005

Monday, June 13, 2011

Cosechas y abejas

La abeja doméstica es considerada como el insecto más útil porque nos da rica miel y cera de múltiples aplicaciones. Pero su contribución más valiosa es la polinización. Son numerosos los cultivos que requieren sus servicios para poder dar frutos.

Un ejemplo dramático de la importancia de la polinización fue el caso, hace alrededor de cien años, de algunos productores de manzanas. Habían hecho grandes plantaciones de árboles de una sola variedad muy buena. Esto es posible gracias a los injertos; hilera tras hilera de árboles de la misma variedad, todos provenientes del mismo árbol o de árboles muy similares, crecían lozanos y se llenaban de flores una vez que se hicieron grande, pero no daban frutos.

Aclaremos que, en este caso, no fue por falta de las abejas en sí, las cuales frecuentaban las flores diligentemente, sino por la idiosincrasia misma de los manzanos que requieren fertilización cruzada. Todos estaban tan relacionados como si fueran un clon gigantesco. Por esto fallaba la polinización y no se producían frutos. Lo mismo ocurre con otros frutales de la misma familia del manzano, como los perales, durazneros, etc.

Hoy en día los horticultores conocen muy bien la necesidad de intercalar árboles de otra variedad y también se preocupan de colocar colmenas de abejas en sus huertas durante la floración. Incluso está calculado cuantas colmenas hacen falta por hectárea. También saben que las fumigaciones usadas para controlar distintas pestes son fatales para las abejas. Los que fumigan por avión tienen la obligación de notificar a los vecinos para que éstos tengan tiempo de sellar sus colmenas y no dejar salir a las abejas por varios días. Así y todo a veces ocurren accidentes que causan grandes estragos en los colmenares.

Además de la abeja doméstica o melífera hay muchas especies de abejorros y abejas silvestres que también polinizan a las flores de numerosos árboles frutales y plantas de verdura. En general su contribución es menor y en algunos casos insignificante; pero también hay casos en que el papel de las abejas silvestres es fundamental; por ejemplo: el tomate, pimiento, tabaco, muchos tipos de zapallos y calabazas y también, en América del Norte, varios tipos de bayas nativas de este continente. Todos éstos dependen de la labor de los polinizadores silvestres. La abeja doméstica no sabe como polinizar a las flores de dichas plantas. La alfalfa también es una cosecha que se beneficia de la presencia de abejorros y abejas silvestres.

Los polinizadores silvestres no tienen a nadie que les avise que deben quedarse en sus casas cuando los agricultores hacen uso de insecticidas y pueden sufrir terribles estragos en tales situaciones. Un caso de esta naturaleza ocurrió en Canadá hace varios años cuando la cosecha de arándanos o “blueberries” fue totalmente catastrófica. Las investigaciones demostraron que las fumigaciones para combatir al gusano del abeto en los bosques circundantes habían destruido a las poblaciones de abejas silvestres. Pasaron varios años antes que la producción de arándanos volviera a su volumen normal.

Wednesday, June 1, 2011

Abejas, abejitas, abejorros

Abeja doméstica

Cuando hablamos de abejas, en general nos referimos a la abeja doméstica o melífera y cuando mencionamos abejas silvestres también pensamos en abejas melíferas que se han escapado y viven libremente. Nos olvidamos de todos los miles de especies de abejas y abejorros verdaderamente silvestres que nunca han sido domesticados. Deberíamos tener en cuenta que la abeja doméstica llegó al continente americano traída por colonos europeos. Aquí no las había y por millones de años las funciones de polinización eran realizadas por todas estas otras especies sin ninguna ayuda de la abeja doméstica.
No cabe duda que la importancia económica de la abeja doméstica es enorme, no sólo por la miel y la cera sino también y con mayor razón por la polinización de numerosos cultivos; tampoco cabe duda que es un ser extraordinario, cuya vida social, habilidad arquitectónica, sistemas de comunicación y eficiencia en juntar néctar y polen nos llenan de admiración.

Pero así y todo debemos tener en cuenta que su llegada al continente americano posiblemente haya significado algo muy malo para mucha de la fauna polinizadora que se ha visto desplazada por este formidable competidor. Es posible que algunos polinizadores nativos se hayan extinguido o reducido a poblaciones mínimas a causa de la llegada de la abeja doméstica, pero no hay forma de comprobarlo a causa de tanta carencia de información.

Abejorro

En muchos casos las abejas y abejorros silvestres siguen desempeñando un importante papel de polinización y fertilización de plantas, especialmente cuando se trata de plantas oriundas de este continente. Por ejemplo las flores de la papa, el tomate, pimiento y muchas otras de la misma familia requieren servicios especializados que sólo los polinizadores nativos saben proveer, haciendo vibrar las anteras para que salga el polen; algo que la abeja doméstica nunca aprendió.
También algunos tipos de abejorros pueden trabajar durante condiciones climáticas demasiado duras para la abeja doméstica. Por todo esto debemos valorar a todas nuestras abejas nativas y protegerlas en lo posible. A veces los insecticidas causan estragos en esta fauna tan ignorada y desapercibida. Después los agricultores se preguntan por qué los árboles dieron tan poca fruta y no pueden ver la conexión entre una cosa y la otra.

Abeja silvestre

El mantenimiento de la flora natural, desde pequeñas florecillas silvestres hasta grandes árboles depende en gran medida de la salud de la fauna de polinizadores y debemos tomar conciencia de la necesidad de protegerlos contra el uso excesivo de insecticidas y la destrucción de habitats donde puedan tener sus nidos y criar a sus familias.

Sunday, May 22, 2011

Miel de camuatí (camoatí)

Las avispitas del género Polybia tienen algo muy especial: son capaces de producir miel, algo que es casi exclusividad de las abejas y ni siquiera de todas las abejas, sino de las que construyen colmenas, las abejas melíferas. Las otras avispas que producen miel son sus parientes las avispas Brachygastra. La gran mayoría de las avispas no almacenan miel. Atrapan insectos o arañas para alimentar a sus crías. Por eso es que es tan sorprendente que estas avispas hagan tal cosa.
Las avispas camuatí forman colonias de centenares o miles de obreras trabajando en común. Construyen nidos de cartón o papel, de color grisáceo que pueden llegar al tamaño de una pelota de fútbol y más todavía. El nombre en guaraní quiere decir algo así como avispas que viven amigablemente, lo cual me parece un nombre muy apropiado.
Hace muchos años tuve oportunidad de ver como un campesino sabía encontrarlas y seguirlas hasta encontrar su nido y luego extraía el panal rebosante de miel. Nos solía dar porciones y puedo asegurarles que es una miel muy sabrosa. Hay que morder pedazos de panal y escupir el cartón, pero no es una tarea desagradable considerando lo delicioso que es el contenido.
Visitan muchas flores en su búsqueda de néctar, así que sin duda son buenas polinizadoras de cierta plantas. Si mal no recuerdo a veces se podía reconocer el aroma a poleo o menta en su miel.
Sólo recientemente me he enterado de que desempeñan otras funciones importantes para el ecosistema en que viven; son parte de las cadenas alimenticias de varias maneras. Algunos de los insectos con los que alimentan a sus crías son pestes de los cultivos, en particular el gusano de las colzas; así que podríamos calificarlas de control biológico de plagas. Por otra parte, las avispas camuatí sirven de alimento a algunas aves, por ejemplo el pájaro carpintero blanco. Parece que éste prefiere a las hormigas que, sin duda, son más fáciles de cazar comparadas con las voladoras avispas, pero eso no impide que las avispas formen una parte significativa de su dieta. Supongo que no faltarán animales que codicien esa miel tan nutritiva y deliciosa pero aun no he encontrado cuales lo hacen.
Así es en la naturaleza, el alimento circula desde unos niveles a otros y esto hace posible una mayor biodiversidad.

Dieta de Melanerpes candidus, carpintero blanco (Aves: Picidae) en el valle de inundación del Río Paraná, Argentina

La “polilla de las coles” Principal plaga de la colza en el sur de Santa Fe


Contenido Polínico en Nidos de Polybia scutellaris

Tuesday, May 3, 2011

Chocolate y mosquitas


Las flores del cacao son muy peculiares. En vez de ser vistosas y estar colocadas en lugares bien visibles, crecen del tronco del árbol o de sus ramas más bajas. Son pequeñas, blancas y miran hacia abajo.
Todo esto las haría poco atractivas para los polinizadores más comunes que prefieren flores más expuestas y de colores amarillos o azules y con las corolas hacia arriba.
Lo que pasa es que el cacao tiene unos polinizadores igualmente peculiares. Se trata de pequeñas mosquitas que suelen pasar la mayor parte del tiempo cerca del suelo. Depositan sus huevos en la hojarasca húmeda, bajo los árboles y allí se crían sus larvas. Por eso les resulta fácil encontrar estas flores que otros insectos fácilmente pasan por alto.
En resumen, que si no fuera por las humildes mosquitas no tendríamos ese maravilloso manjar llamado chocolate.

Thursday, December 9, 2010

Flores engañosas

Las flores y los polinizadores forman parte de una maravillosa unión en la que ambos se benefician. Pero así como no todos los matrimonios son perfectos también hay algunas relaciones entre las flores y sus ayudantes en las que uno se aprovecha del otro.
Tal es el caso de muchas orquídeas que atraen a sus polinizadores con subterfugios, sin darles nada en pago. Por ejemplo la zapatilla de Venus, una hermosa orquídea que crece en el suelo en gran parte del Este de Estados Unidos, tiene una forma de atrapar temporariamente a insectos para obligarlos a que transporten polen de una flor a otra.

La for tiene una forma muy compleja que le permite realizar este engaño. Aquí vemos un corte del interior de la bolsa formada por el pétalo inferior de la orquídea. Una abeja es atraída por el aroma de la flor.


Se posa en el borde y fácilmente cae al interior. Las paredes interiores de la flor son muy resbalosas y la abeja se encuentra atrapada, no pudiendo salir por donde entró.


Por suerte para ella, la flor le ha proporcionado un túnel de salida con una escalerita de vellos que le permiten trepar. Además, una parte transparente al final del túnel deja pasar luz que le indica el camino. Tiene que esforzarse mucho porque el túnel es angosto, así que al pasar por las partes de la flor que llevan las bolsas de polen, llamadas polinias, éstas se adhieren al lomo de la abeja.


Finalmente consigue salir, llevando su nueva carga a cuestas. No tarda mucho en olvidarse de su mala experiencia y pronto está dispuesta a repetir su error en otra flor. Esta vez dejará su carga de polen en otra flor de la misma especie.


La flor se beneficia, en cambio el polinizador pasó unos momentos angustiosos y perdió un poco de tiempo. Por suerte éste es un engaño relativamente inocente. Hay muchos tipos de engaños. Algunas flores son muy crueles, capaces de matar a sus polinizadores sin escrúpulos o de hacerles desperdiciar sus huevos.

Sunday, October 24, 2010

MENSAJEROS ALADOS


El sol naciente entibiaba los prados, las gotitas de rocío centelleaban en una multiplicidad de colores. Una flor estiraba perezosamente sus pétalos, era aun demasiado temprano. ¿Vendrán hoy los visitantes? Los esperaba con la mesa tendida con un mantel de bello color, con fuentes rebosantes de néctar, las anteras rasgadas luciendo su polen dorado y lanzando al aire un delicioso aroma. Pero nadie llegó, el día se tornó fresco y el viento azotó sin descanso; el sol finalmente se negó a salir de atrás de las nubes; muy mal tiempo para visitantes alados.

Al día siguiente las circunstancias habían mejorado; el sol ya disipaba el rocío con su calorcito y el viento había amainado durante la noche.
En el prado otras flores desplegaban sus encantos con la misma esperanza de visitantes; mejor así, lo que la flor quería era que los alados mensajeros trajeran y llevaran el polen de aquí a allá. Finalmente un zumbido la alertó a la llegada de alguien, una abejita de color verde metálico se detuvo en una flor vecina y luego se aproximó a ella y se posó en sus pétalos. Con muy buen sentido la flor había indicado el camino al néctar con un trazado de líneas más oscuras y ricas en el perfume favorito de los visitantes. Así, la abeja no tuvo dificultad en encontrar el néctar que buscaba; mientras así lo hacía rozó accidentalmente las anteras y un poco de polen se adhirió a los pelitos de su cuerpo. La visita fue muy breve y la abeja siguió en busca de otras flores y más gotas de néctar. La astuta flor había suministrado sólo la cantidad adecuada de néctar para sus fines. Demasiado néctar y el visitante se hubiera saciado y regresado a su hogar sin llevar su mensaje a otras flores, demasiado poco y nadie volvería a visitarla. ¿De qué sirve una flor sin sus huéspedes?


Dos o tres días más, siguió un desfile de viajeros alados, algunos eran abejitas metálicas como la primera. Otros vestían de otros colores y aún otros eran moscas de las flores Éstas se disfrazaban de abejas para engañar a los hambrientos pájaros que temen a los aguijones. No faltaron algunas mariposas y hasta un escarabajo.


La flor trataba de volver a llenar la fuente de néctar, pero a veces estaba aún casi vacía cuando algunos llegaban y se iban muy apurados con aire de fastidio. No importaba, así y todo, si llegaban a cargarse de polen, satisfacían el deseo de la flor si bien ellos no recibían el pago esperado.
Pasados esos días ya no quedaba casi nada de polen y además las anteras, cumplido su ciclo, comenzaron a encogerse y secarse; pero aún la flor seguía luciendo sus brillantes colores, echando al aire su perfume seductor y volviendo a llenar su fuente de néctar. Había entrado en otra etapa; ahora el centro de la flor se hizo un poco más abultado y en lo más profundo, dentro del ovario, las futuras semillas se preparaban para recibir polen traído de otras flores. Por eso había esperado, para no recibir el suyo propio. Al final del ovario, en la punta de un tubito había un estigma que se volvió pegajoso para recibir granos de polen. Dos o tres días más y quizás una docena de nuevos viajeros llegaron a beber el codiciado néctar; algunos venían cargados de polen de otras flores que acababan de visitar y, sin querer, rozaban el estigma dejando allí parte de su carga.


Ahora sí, la flor había completado su misión, comenzó a marchitarse, perdió la brillantez de su vestido, desapareció su aroma y finalmente los pétalos cayeron. La baya, en su centro, comenzó a crecer estimulada por las semillas fecundadas por el polen. Más tarde se volvería dulce y nutritiva, invitando a ser comida por aves u otros animalitos, sus nuevos mensajeros, así sus semillas, colonizadoras y aventureras, viajarían a otras partes, lejos de la planta madre; pero eso ya es otra historia.